La Historia Interminable


Bastián no volvió a su tienda; no quería estar presente cuando atraparan a Atreyu. Se quedó debajo de un árbol que había cerca de su tienda. Justo antes del amanecer, se oyó un estrépito y Atreyu salió de la tienda con las manos atadas, seguido de Hykrion. Ordenó que trajeran a Fújur también. Cuando hubieron traído a Fújur, dictó su sentencia. Desterró a Fújur y a Atreyu. Entonces Atreyu le dijo algo al oído de Fújur y acto seguido se fueron volando.