Nostálgia de un tiempo mejor


7:00 de la mañana suena el despertador, un papa orgulloso de serlo empieza su trabajo diario, hace el desayuno que después sus hijos y mujer comerán con agrado, nos terminamos de arreglar y nos preparamos para salir, seguramente habrá frío, mucho frío, asi que todos bien abrigados listos para salir a la calle, ¿no falta nada? mochilas, deberes echos, llaves y algún que otro papel importante, bien, salimos, el coche de segunda mano y muy viejo como otras veces no arranca, empujamos y hacia abajo conseguimos arrancarlo, dirección al colegio para dejar a nuestros soles, besitos, muchos saludos hasta perderlas de vista.

Emprendemos camino para dejar a la mujer en el trabajo, me quedo un rato para ayudar abrir puertas, nos despedimos, besitos y a entregar esos dichosos papeles, de vuelta a casa, iniciamos en trabajo de ama de casa, ropa a la lavadora, tender otra, hacer la comida, mientras me da tiempo para recoger la casa de la noche anterior, tenemos tiempo para mirar correos y suscribirnos a alguna oferta que otra de trabajo por internet, hablo con algún amigo o familiar si es que están conectados, hablo con la mujer que se conecta desde el trabajo, hablamos y hablamos.

12:40 tiempo para salir y recoger a las niñas del cole, vamos de paso a por la mama, llegamos comemos y echamos un poco de tele, dibujitos para nuestras niñas, charlamos, nos reímos, jugamos y ala hacia la sesión de cole de la tarde. Vamos a casa todavía no es hora del turno de tarde de mi compañera, tal vez juguemos un rato jeje, terminado los juegos de mayores, la llevo al trabajo 15:45, entra a las 16 horas, nos quedamos hablando un buen rato, como va yendo el día y esas cosas, abre la tienda y tengo dos opciones, me voy a casa y sigo con las labores caseras o hago tiempo y espero en el cole a recoger a los pekes. Las recojo, tal vez nos quedemos jugando en el parque con los demás niños, según la cantidad de deberes que tengan, nos vamos a casa, merendamos y hacer los deberes, yo sigo con lo mismo en la casa y me conecto a seguir haciendo cosas, lo compagino ayudando a mis pekes hacer los deberes, ojo!, ayudar, no hacérselos jeje. Es posible que nos vayamos un rato a la calle a jugar con la pelota, los patines o las bicis si es que terminamos pronto.

Llega las 18:45 momento de recoger a la compi del tajo, ha sido un día muy duro, como esta cerca de casa, podemos ir de paseo a recogerla asi disfrutamos del paisaje, jugamos, hablamos nos reímos por el camino y llegamos a casa otra vez. Momento de relax, repasamos con la mama los deberes, todo correcto, muy bien. Escuchamos música nos encanta hacerlo porque a parte de ser grandes amantes de todo tipo de música, nos relaja y la compartimos en familia, eso es algo que siempre estuvo presente. Para nosotros era fundamental.

Llegamos a la noche, momento de cenar, ver películas por la tele todos en conjunto, hablamos de todo, colegio, trabajo, posibles salidas para el fin de semana. Al campo, a la playa, a la montaña, visitamos tiendas, tomamos algo, lo pasamos bien, a fin de cuentas es lo único que nos importa, salir de la monotonía, siempre se puede hacer algo nuevo y si no sabemos encontrarla la creamos.

Asi una y otra vez, los días pasan, nadie piensa en estos momentos, que un día tal vez dejemos de vivir nuestra idílica historia familiar. No hay peleas, no existe controversias, aunque una mente si esta pensando que eso que vivimos no es lo mejor para sus intereses, no se resuelven posibles problemas, solo se ha dejado acumular muchas de ellas, hasta que un día quien sabe porque toma la decisión de romperlo todo, como si no hubieran intereses mas importantes que los de uno mismo, de manera egoísta se piensa en difuminar de un plumazo nuestras ilusiones, nuestros sueños, proyectos, y experiencias nuevas y gratas todavía por vivir.

Pero llega ese fatídico momento, uno de los dos se muestra frío e inalterable, otro en plan pensativo intentando digerir lo que se esta recibiendo por los oidos , esos mensajes que taladran tu corazón destrozándolo y duerme tu cerebro de una manera impresionante, tanto que terminas en un estado de sock de la que te resulta difícil de pensar que se irá algún día.

Voy a obviar muchas cosas innecesarias, para que vamos a profundizar en el dolor, lo pasado pasado está, hay que vivir aunque pareza irónico pensarlo, pero no nos queda otra salida si queremos dar ejemplo a nuestros hijos y no solo por ellos sino por nosotros mismos, alguien necesitara tratamiento psicológico, otro tal vez no, el caso es sobrevivir lo mejor posible y rehacer nuestras vidas cuanto antes, como si aquí no hubiera pasado nada.

Uno le costara mas que a otro olvidar..¿olvidar?..bueno olvidemos lo negativo, pero es imposible hacerlo sobre lo positivo, lo que nos enriqueció como personas, fueron momentos bellos, llenos de felicidad, eso siempre quedara ahí en un rinconcito muy especial de nuestro corazón. En este proceso, interesa asimilar que hemos cometido errores, de nada sirve culpar al otro, seamos conscientes de que somos humanos y que aunque parezca que nuestra vida estuvo llena de buenas experiencias, hubo otras que con el tiempo lapidaron nuestro futuro en familia.

Ahora vivamos, si no nos hemos amado lo suficiente, es el momento para la reflexión y atar cabos sueltos, sin duda un día nos sera recompensado, tarde o temprano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s